Bienvenido a

PAJEROS ARGENTOS

Comunidad Neutra

Historias Pajeras

EL TURCO MI AMIGO DEL BOLICHE

Enviada por: Leo 227 1

De esto hace ya varios años, yo trabajaba en un boliche, era jefe de cabina y él era un relaciones públicas. Resulta que el turco se me hizo amigo, él era flaquito de rulos ni alto ni bajo de unos 20 añitos aproximadamente bien blanco y con un lunar arriba de su boca que tentaba.
El pendejo empezó onda amiguito, cuando venía en la semana a las reuniones durante el día (porque si, en los boliches se trabaja en horario de día de lunes a viernes) se venía a mi oficina a tomar mate.
Un sábado me viene a saludar a la cabina con una botella de vodka y claramente lo deje subir bailamos jodimos y escabiamos, él ya estaba algo en pedo y no, en sus bailes me apoyaba y frotaba la pija haciéndose el boludo y yo me calentaba cada vez más. Lo corría y el volvía a frotarme en mi pierna. A la mitad de la noche y el ya completamente en pedo me pide para ir al baño, le indico la puerta del baño de la cabina cual era y me dice no encuentro la luz acompáñame. Lo acompaño y entre joda y joda cierro la puerta se empieza a reír y se hace el que se desmaya sobre mí, en eso lo agarro y quedamos boca a boca empezamos a chapar fuerte y a manosearnos en el medio de la calentura dice “NO, para salgamos van a pensar cualquier cosa”. Me dejo re caliente así que abrí la puerta y salimos él se fue y yo me quede trabajando como si nada hubiera pasado.
En la semana vino a las reuniones, pero no paso por mi oficina como era de costumbre así que deduje que estaba todo mal, que fue solo porque estaba en pedo que reacciono así.
A la semana siguiente me llega un mensaje che nos juntamos a comer algo cuando salís de trabajar?. Y así fue, él vivía en plaza Italia a pocas cuadras del boliche así que Salí y nos encontramos fuimos al Paseo Alcorta todo lo mas bien. A la vuelta la caminata se sentía rara, por momentos parecíamos amigos, por momentos parecía un novio. Esos empujones y manotazos típicos de histeriqueo. Hasta que llegamos a una de las plazas de avenida libertador y la charla empezó a ser más sexual, empezamos a morbosear con pajearnos ahí mismo y que los corredores nos vean, quien se sumara? Nos preguntábamos… Es muy raro que la gente salga a correr a las 23hs un jueves a la noche… ese seguro quiere pija. Y así hasta que le dije ya fue yo me pajeo.
Tenía tanta calentura que ya saque mi verga durísima y me empecé a pajear, el solo me miraba y repetía “no chabón vos estas re loco jajaja” le dije dale anímate y se animó. Saco de ese pantalón una pija de más o menos 20cm, gruesa morocha y con una manchita de un lunar en la cabeza, moría de ganas de chupársela ahí, pero no sabía si la situación daba para llegar a tanto. Nos empezamos a pajear y no podía sacarle la mirada a ese pedazo de carne, en un momento le digo “te ayudo” lo pajie por un largo rato acariciándole los huevos frotándole el pecho, acercando mi boca a la suya y respirándole bien cerca, pero sin besarnos. Le escupía la pija y se la ensalivaba toda de huevos a cabeza. Le pedí que me ayudara y no se animó. Estuvimos como 2 horas con los huevos bien inflados y llenos de leche pajeándonos ente medio de los ciclistas y corredores de Palermo debajo de un árbol una noche de verano. Hasta que llegó el momento de largar toda la leche y me lleno toda la mano y las zapatillas de crema bien blanca y espesa. Me empecé a pajear con la mano llena de su leche lubricando bien mi pija hasta que acabe.
La charla de vuelta se volvió mucho más sexual y prometimos que iríamos más seguido, ese fue el primero de nuestros encuentros pajeriles…
Espero que les haya gustado, más adelante contare cuando le comí la pija por primera vez.

Mira mas Historias y relatos pajeros...

Mi Historia Galeria

Mis Comentarios


Ver mas Historias